Música para disfrutar

¿Dónde quedó todo aquello que se hace por el puro placer de disfrutar? Vivimos un presente en el que la productividad, los títulos y el saber mucho son las razones para todo. Y cuanto más sabemos de todo, menos sabemos de disfrutar.

Si bien es cierto que la música es un arte que requiere compromiso y dedicación, hay una parte mucho más importante de ésta que tristemente se va olvidando a medida que el nivel de los conservatorios y escuelas de música sube. Nada que decir en contra del nivel musical que se está consiguiendo en España, soy la primera en sentirme orgullosa, pero también la primera en entristecerme cuando a veces percibo que lo único importante es ser un virtuoso del instrumento.

Nos hemos olvidado de la verdadera razón por la que existe la música y en general todas las artes: la expresión y el disfrute que el poder expresarse nos aporta.

Sin embargo, ¿conoces muchos proyectos que tengan como objetivo principal DISFRUTAR DE LA MÚSICA? Yo ya llevo muchos años en este mundo, y la verdad, no conozco ninguno. Si el disfrute no está justificado con la consecución de tal o cual objetivo instrumental, no hay disfrute, ¡¡no vaya a ser!! ¡No vaya a ser que aunque solo sea por unos días en el año, te vayas a regalar disfrutar de hacer música “sin aditivos”, sin que te importe demasiado que tu técnica no sea la mejor!

Hoy en día, es casi una ofensa hablar de disfrutar con el mero fin de disfrutar: “¿pero qué es eso de disfrutar sin aprender nada?”

“¡¡¡¿¿¿Y DÓNDE QUEDA ENTONCES EL APRENDER A DISFRUTAR???!!!”

Respondería yo.

¡Eso no nos lo enseñan en ninguna institución! Y, ¡llámenme revolucionaria! … pero de mayores, no queremos solo saber mucho, ¡creo que queremos también saber disfrutar mucho!

Afortunadamente gozamos de conservatorios y escuelas de música que, por lo general, cuentan con un profesorado excelente, así como de cursos intensivos, que brindan a todos los que nos estamos formando en la música, la oportunidad de aprender, mejorar y avanzar.

Sin embargo, desde Bye Bye Beethoven, queremos ofrecerte algo simplemente diferente, ni mejor ni peor, pero si igual de necesario: la oportunidad de DISFRUTAR DE LA MÚSICA SIN PREOCUPACIONES.

 


Profesores y alumnos del Campamento Bye Bye Beethoven


 

En Bye Bye Beethoven, solo necesitamos tus ganas de emocionarte con la música, de encontrar la mirada de todos tus compañeros entre las notas que compartimos tocando todos juntos, de sentirte parte esencial de algo muy grande, de sentirte importante en tu papel dentro del “equipo”… La verdad es que no nos preocupa demasiado que tengas más o menos cosas que mejorar en cuanto a la técnica de tu instrumento, ¡¡todos tenemos cosas que mejorar!! Solo nos gustaría poder compartir nuestra música con la tuya, al nivel que tu puedas hacerla.

Cuando nos subimos al escenario, el sonido que nuestro público escucha, no es el de tu nivel más alto o más bajo con el instrumento, si no el sonido que entre todos juntos a lo largo de 8 días hemos conseguido, y en el que cada nota de cada Byethover cuenta. Un sonido que nace de todos nosotros juntos, y que sin TU nota y sin TU sonrisa, sería diferente.

Logo del Campamento Bye Bye Beethoven.

 

Fátima Jiménez Agüero.

¡Comparte este artículo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *